"Versos que el viento arrastra" en Primeras Noticias, nº 256

29/05/2011

«Versos que el viento arrastra, escrito por Karmelo C. Iribarren y con ilustraciones de Cristina Müller, es una visión de momentos especiales en los que parece que el autor se quiere parar para observarlos, para mirarlos, y es que la poesía ha de hacernos llegar, de la mano del poeta, aquellas cosas que, siendo reales, permanecen ocultas hasta que alguien se fija en ellas de una manera especial y las saca a la luz.

En los Versos que el viento arrastra no encontramos poemas rebuscados ni fuera de lo común, al revés, es lo cotidiano, lo del día a día lo que vamos a encontrar, y esa sencillez es la que hace del poemario una lectura agradable que gusta a jóvenes, niños y adultos, donde el autor nos presenta esta obra con una clara definición de lo que para él son los libros.

Los libros
no son para mirarlos,
son para tocarlos,
abrirlos,
y leerlos.


Tampoco estamos delante de un poemario que sigue un argumento. Los poemas que vamos leyendo, unas veces nos conducen a preguntarnos por las cosas, otras entraremos en el poema con asombro y hasta, cosa poco corriente en un poema, podremos aprender alguna cosa que o bien habíamos olvidado o sencillamente no habíamos prestado atención a su mensaje. Es el caso de cuando nos hace reflexionar sobre las estatuas o sobre otros aspectos de la ciudad a la que leyendo el libro, asistimos dando un paseo. Por lo que respecta a la métrica leeremos poemas sin rimas pero en los que el ritmo y las imágenes literarias están siempre presentes. Habrá quien opine que a los niños les encantan las rimas y es el modo de adentrarlos en la poesía; no estamos de acuerdo, porque Versos que el viento arrastra arrastra a la lectura sin necesidad de rimas. Y si a todo ello le sumamos unas ilustraciones bellísimas, aun siendo muy sencillas, y que ayudan al texto y hacen que el lector tenga que mirarlas una y otra vez, porque en cada mirada encontrará algo nuevo, completando lo que hemos leído en la página del texto ya que cada poema ocupa una página y la ilustración la de enfrente. Al igual que hemos comentado de ¿Sabrá volar el mar?, vemos que Versos que el viento arrastra no es un libro hecho para embellecer la estantería, sino que es un libro para leer para tener y para disfrutar con su lectura: bellas imágenes, bellos poemas, bonito diseño dentro de su sencillez y excelente tipografía, es decir: todos los ingredientes para hacerlo apetecible. Deseamos que la editorial siga la línea que ha iniciado y que la poesía inunde las aulas, las bibliotecas y nuestras casas».

(Amparo Vázquez, Primeras noticias. Revista de Literatura nº 256)

Fuente | Ficha de "Versos que el viento arrastra" | Volver a Noticias

Compartir