"¿Sabrá volar el mar?" en Primeras Noticias, nº 256

29/05/2011

«Abrir este libro es llevarse una agradable sorpresa por varios motivos: en primer lugar llama la atención la brevedad de los poemas, dejando mucho espacio en blanco; sin embargo no es un libro vacío, al revés, es un libro lleno; pero lleno de riqueza poética a cargo de José Corredor-Matheos y de unas ilustraciones, realizadas por Noemí Villamuza en base a dos colores: el negro con sus matices de gris y el rojo.

Es evidente que no es el típico libro de poemas, máxime cuando es una antología, sino que más bien es un libro que en algún comentario al mismo se ha tachado de "atípico". No es esa nuestra opinión porque dentro del adjetivo "atípico" caben muchas interpretaciones. Más bien creemos que es un libro "especial", un libro diferente, un libro para leer con calma y dejar que todas las imágenes literarias se adentren en nuestro corazón y nos permitan saborear todo su contenido, que unas veces será simple y sencillo, otras nos pondrán una sonrisa en el rostro y otras nos harán reflexionar y sembrarán alguna duda para resolver.

¿Qué podemos encontrar además? Variedad. Variedad que puede ir desde algo parecido a una nana a un poema breve sin más, incluso algún haikú como cuando el autor escribe:

Como en tus versos,
en el paisaje sale
la luna nueva.


O este otro dedicado a Shichiro Enjoji que dice así:

Que escriba sola.
Deja volar la pluma
en el paisaje.


Y de pronto, después de la brevedad podemos encontrar un poema más extenso ocupando casi toda la página.

Algo similar ocurre con las ilustraciones: pequeñas unas, más grandes otras, pero siempre minimalistas llenas de estética, de esa estética tan propia de Noemí Villamuza en las que las imágenes pueden ser sencillas pero nunca les faltaré una gran cantidad de contenido lírico que las hace inconfundibles; unas ilustraciones que, a veces, son la réplica del poema que ilustran, mientras que en otros momentos del libro son como espejos en los que el texto se refleja. Tanto en un caso como en el otro, ilustración y texto se complementan e implementan. Porque si nos fijamos cada poema empieza con la letra mayúscula en color rojo para seguir con la impresión en negro. He ahí el juego perfecto que nos da la sensación de cada página, como perfecta es la conjunción de autor-ilustradora; los dos premios Nacionales de Literatura Infantil y los dos con una amplia carrera en sus respectivas especialidades y un buen abanico de premios literarios.»

(Amparo Vázquez. Primeras noticias. Revista de Literatura nº 256)

Fuente | Ficha de "¿Sabrá volar el mar? (Antología)" | Volver a Noticias

Compartir