El almanaque infantil de El Jinete Azul

12/08/2010



El Jinete Azul es el título de un cuadro que el pintor ruso Vasili Kandinsky realizó en 1903, pero también es el nombre de una publicación, El almanaque de El Jinete Azul, redactado por él y por Franz Marc, y verdadero manifiesto de aquellos artistas que constituían uno de los grupos de creadores de la vanguardia europea. Junto a ellos, August Macke fue el encargado de la documentación etnográfica del almanaque, en el que aparecieron trabajos de los pintores Max Pechstein, Alfred Kubin y Henri Le Fauconnier, y del músico Arnold Schönberg.

El almanaque de El Jinete Azul se publicó en 1912, el mismo año que el libro De lo espiritual en el arte, texto de reflexión sobre el acto creativo y sobre el sentido de la pintura.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) impidió que una segunda entrega de este almanaque pudiera publicarse, aun así, hoy en día sigue constituyendo uno de los textos decisivos en el pensamiento artístico del siglo XX.

En homenaje a todos ellos, especialmente al maestro ruso, profesor años más tarde de la Escuela de Bauhaus, esta pequeña editorial se llama El Jinete Azul, y este libro El almanaque infantil de El Jinete Azul.

Este almanaque, una publicación no venal, no es ni un manifiesto ni una proclama al estilo de los textos fundacionales de las vanguardias, es una declaración de intenciones y un gesto de agradecimiento hacia todos los que han hecho posible que así, y sea en este momento.

Sin la colaboración generosa y desinteresada de todos los ilustradores que aquí aparecen, este libro inaugural no habría existido. Vaya nuestra gratitud y nuestra estima por todos ellos. Vean sus ilustraciones como el catálogo, presente y futuro, de nuestras intenciones estéticas.

Otras personas —escritores, traductores, agentes literarios, distribuidores, libreros, bibliotecarios y colegas editores, españoles y extranjeros— también nos han ayudado solidariamente a llegar a este punto de partida: el nacimiento de un sueño que, quizá porque lo soñamos con suficiente intensidad, como dijo Ernst Jünger, se ha hecho realidad, y se llama El Jinete Azul.

Vaya, pues, por todos ellos.

Volver a Noticias

Compartir