“Para entrar de lleno en la poesía”

13/04/2011

«¡Qué acertado reflejo de lo cotidiano nos brinda Karmelo C. Iribarren en este maravilloso poemario! Afortunadamente no encontramos en su páginas, como en las de tantos libros infantiles, la recurrente utilización del diminutivo como recurso estilístico, desde la creencia de que empequeñecer la realidad la hace más asequible a los jóvenes lectores. Antes al contrario, a quienes se aproximan tal vez por vez primera a la poesía no se le escatiman recursos literarios, se les brinda la oportunidad de entrar de lleno en un texto cuyo acierto poético consiste en mirar lo cotidiano como si todo lo que nos rodea fuera excelso, focalizar la atención del lector sobre elementos que la mayoría de nosotros no imaginaríamos que poseyeran belleza para ser “poetizados”: las bolsas de plástico, las farolas, el humo, las bicis... escenarios urbanos que Iribarren humaniza con un lenguaje poético de bella sencillez; poemas mínimos de expresión pero máximos de contenido. Metáforas que contemplamos desde la ternura y un cierto aire melancólico. Se nos hace real la presencia de la ciudad; a través de las estatuas apreciamos el paso del tiempo, la farola nos habla de su vida arrastrada, un gato se lleva la noche con él... La vida condensada en gotas de poema en los que “el mar sangra espuma”. Y junto a esta propuesta lírica de extraordinaria belleza, las ilustraciones de Cristina Müller nos narra su propia historia, historia dotada de movimiento constante, de misteriosos significados que nos llevan nuevamente al poema para transitarlo y vivirlo con toda la plenitud que nos ofrecen sus bellas imágenes.»

María Isabel Zapata (Publicado en Educación y Biblioteca nº 182, p. 9)

Ficha de "Versos que el viento arrastra" | Volver a Noticias

Compartir